domingo, 3 de mayo de 2015

Fue ahora


Lleva traje, con la corbata suelta. Vaga perdido por las estrechas y apagadas calles de Madrid. Llueve, pero no lleva paraguas. Ahora mismo le da exactamente igual mojarse, no es consciente de nada. Quizás llueva por lo que a él le preocupa o quizás no. O quizás sea una de esas coincidencias que unos llaman señales y otros Dios. Quizás ambas sean lo mismo. Quizás, quien sabe. Y a ahí está él, con los ojos perdidos en el cielo buscando una respuesta que debe estar volado con los versos de aquella balada de Dylan.

Entonces comienza a pensar. ¿Por qué? ¿Por qué a mí? ¿Qué he hecho? No entiendo nada... Sigo sin ver la respuesta de la que todos me hablan. Mientras, sigue llorando el cielo, cada vez más fuerte. Empieza a pesarme el traje. Y entonces pego un grito. Un grito empapado de dolor, un grito que deja afónica mi alma. Un grito que me desgarra el alma, pero que no es capaz de desatar el nudo de mi garganta.

Estaba confuso, necesitaba escribir. De una vez por todas tenía que afrontar el problema de cara, y no había mejor manera que escribiendo. Comenzó:

 "Fue ahora" escribía.

"Fue ahora. Pero en realidad, nunca fuimos ahora. Pero da igual, no quiero pensar en eso. No quiero pensar en eso porque parece que fue ahora cuando te tenía cerca y me decías que dejara de vacilarte con aquella sonrisa inigualable. Parece que fue ahora cuando me decías que volviera a poner aquella canción que tanto te gustaba. Parece que fue ahora cuando se nos resbalaban las lágrimas gracias al arte de un gallego. Parece que fue ahora, de verás que lo parece y quiero que lo parezca. Pero te evaporaste, te fuiste. Como la arena que inevitablemente se cuela entre mis dedos. Te evaporaste y mientras tanto yo sigo mojándome y las heridas arden como fuego. Como reza la canción fuiste la que hizo en la guitarra marcas que hacen cicatriz. No se si voy a volver a poder escucharle, me recuerda demasiado a ti... "

"...Todo ha cambiado ahora. Todo esto me ha hecho reflexionar sobre la vida. Suena a tópico, pero es la verdad, te lo prometo. Hoy, más que nunca,  el tiempo vuela. A veces vuela muy alto, contigo demasiado. Cuánto tiempo perdemos en gilipolleces en vez de exprimir la vida hasta el último segundo. Dicen que todo el mundo muere, pero que no todo el mundo vive. Creo que lo que más me gusta pensar de esta frase es que tú siempre vas estar conmigo, porque siempre vas a vivir de alguna manera para mí. Siempre. Porque sí, hubo un fue. Pero tu siempre estarás en mi ahora."

De repente, deja de llover. Comenzaron a filtrarse unos rayos de sol entre las nubes. Vuelve a mirar al cielo y sonríe mientras siguen lloviendo lágrimas de sus ojos. Porque comprende que de eso va la vida. Pase lo que pase, sea del color que sea, el sol siempre saldrá cada mañana. Y volverá a aparecer como esa alarma que te recuerda que dejes de llorar y comiences a sonreír. Y volverá a aparecer y quizás, y solo quizás, sea una de esas coincidencias que unos llaman señales y otros Dios. Quizás ambas sean lo mismo. Quizás, quien sabe. Fue ahora.