domingo, 21 de septiembre de 2014

Sinsentido




Perdido, con brújula, pero perdido 
como si se tratara de un simple y acontrariado sinsentido
Un soplo frío congela mi corazón, un soplo producido por el olvido, o quizás, por desvarío de mi razón.

Perdido, con brújula, pero perdido como si se tratara de un simple y acontrariado sinsentido
Nada guía mi camino, el sol se esconde, el musgo también, como si se tratara de otro simple y acontrariado sinsentido

Perdido, con brújula, pero perdido como si se tratara de un simple y acontrariado sinsentido
Pero, ¿Qué es ese desgarrador silbido? 
¿Qué es lo que llama a mi puerta asegurando llenar ese vacío? 
¿Puede ser un guía o es otro triste desvarío?

¿Perdido?¿Con brújula y perdido? ¿Como puede haber esto acontecido? 
Ah, ya sé, es un triste sinsentido
Pero...El que llama a mi puerta puede mostrarme el camino y, hacia donde el norte es dirigido, 
para acabar con este vacío.

Y así, podré romper este sinsentido,
revivir lo vivido, y de una forma u otra 
olvidar en el olvido este triste y acontrariado sinsentido

Las nubes se abren, el sol resplandece,
parece claro el camino, parece claro el destino, que acabará con este doloroso estío.
Volveré a andar con destino, volveré a caminar el camino, 
atrás quedará el vagar por caminos, así como el andar sinsentido.


Es hora de aspirar a cosas grandes, es hora de soñar despierto, es hora de vivir viviendo, hora de vivir soñando.
Viviendo, con brújula, pero viviendo como si se tratara de un dulce y maravilloso sinsentido, la vida.

2 comentarios: