lunes, 26 de enero de 2015

Vuelta a la rutina


Hey! ¿Qué tal? ¿Cuánto tiempo no? Dicen que el "parón" fue por vacaciones pero la verdad es que he de reconocer que fue por una eterna y monótona huelga de mis ideas. Realmente como la vida ¿no? Al fin y al cabo, la vida son luces y sombras, una de cal y otra de arena.Y eso me hizo dudar mucho sobre si seguir  o pensar si realmente escribir semanalmente era demasiado exigente.

Vuelta a la rutina, vuelta a tener ideas, vuelta a escribir en aloslunesbuenacara.blogspot.com. La rutina realmente es nuestro examen diario. Puede que sea uno más o puede que sea el último. Y no es por ser tremendista pero la vida corre y no te espera. Y donde estás hoy puede que mañana no. ¿Cómo querríamos acabar todos? ¿Satisfechos no? Obviamente, no vas a hacer en tu rutina lo que harías el último día de tu vida. Pero tenemos cada día la oportunidad de levantarnos y afrontar un día nuevo, un reto nuevo.

¿Entonces? Puede que peque de idealista pero tu rutina tiene que estar impregnada de lo que te gusta, de lo que sueñas. La grandeza de soñar ya la conté en la entrada de ¿Volamos?. Esa grandeza está en no tener límites y poder soñar  lo que queramos, de todos los colores. Pero nuestros sueños no nacen de la nada, nacen de ladrillo en ladrillo. Y esos ladrillos son los que tenemos que poner cada día de nuestra vida. 

¡Idealista! me gritarán. ¡No es tan fácil! responderán. Claro que no es fácil ¿Si no dónde está la gracia? No se donde escuché que la inspiración, la motivación, se encuentra en los obstáculos. Cada vez que te topas con un obstáculo, un impedimento para poner tu ladrillo recuerdas el por qué estás poniéndolo, y entonces lo pondrás lo mejor que puedas. Y ahí tu sueño se hace más fuerte, porque el corazón gana a la cabeza. Cuando más grande sea tu sueño mayores serán los obstáculos y por tanto, los sacrificios. Uno recoge lo que siembra. Con lo sencillo no existe ninguna inspiración porque no existen obstáculos. Y si soñaste sencillo, amigo mío, soñaste poco y tu satisfacción no será la misma. 


Por ahora todo bien ¿no? Pero nos falta algo, nos falta actitud. Ya que suelo tirar de frases vuelvo a citar una de mis frases favoritas " No es tu aptitud, sino tu actitud lo que define tu altitud" Es decir,cuando tenemos un nuevo día, un nuevo reto, tenemos dos opciones echarle actitud y echarle pasión o cruzarnos de brazos. ¿Cuándo vamos a darnos cuenta de que nadie es mejor que nadie por sacar mejores notas? Esto me "indigna" en cierto modo. Sobre todo porque es algo que no tendría ni que explicarse y creo que, parte de la culpa, la tiene nuestro sistema educativo. No quiero que seas el mejor de todos, el número uno. Como dice Luis Galindo: "Quiero que seas la mejor versión de ti mismo" Y para alcanzar esa versión no necesitas aptitudes, porque ya las tienes, necesitas actitud.

Vuelta a la rutina.Vuelta a correr por nuestros sueños. Vuelta al hacer de lo ordinario, algo extraordinario. ¡Feliz Lunes!



No hay comentarios:

Publicar un comentario