lunes, 29 de septiembre de 2014

¿Por qué escribo?


- No hagas el blog, lo dejarás al segundo mes...
- ¿Un blog? ¿Para que te conozca todo el mundo? Venga deja de decir tonterías.
- ¿Pero si no vas a tener visitas para qué lo haces?

Estos son algunos de los ejemplos de lo que me dijeron antes de empezar con este blog. Puede parecer mentira pero no lo es, para mí abrir un blog donde tenga la oportunidad de escribir siempre ha sido uno de mis objetivos, uno de mis sueños. El por qué no empecé antes se resume simplemente en que creo que tenía que llegar el momento oportuno y pegar ese salto de fe que nos suele faltar en los momentos clave. Creo que es muy importante en la vida saber esperar el momento justo y correcto para hacer las cosas, ser paciente.

Hace un par de años pensaba realmente cual era la causa de que me sintiera bien escribiendo. Encuentro una a priori. Cuando era pequeño no era un chico que se caracterizara por ser muy revoltoso, pero como a todos, me castigaban. Siempre he detestado que mis padres se enfadarán conmigo. Una vez de pequeño mi madre se enfadó mucho por alguna travesura que habría hecho. Estaba tan decepcionado conmigo mismo, que recuerdo que durante toda la tarde de ese día intenté pedir perdón a mi madre, pero no encontraba las palabras. Entonces fue cuando antes de dormir cogí un papel y comencé a escribirle a mi madre una carta pidiendo perdón y por la noche se la metía por debajo de la puerta. Esta práctica comenzó a ser más común hasta que mis padres me enseñaron que escribir esas cartas no era la solución de todos los problemas. Pero se puede decir que ahí fue la primera vez que fui capaz de expresar lo que sentía, ya que oralmente no era capaz. Tiene su inconveniente que es no tener esa habilidad de hablar, pero así me hicieron. Además, viendo el lado positivo, mejor demostrar las cosas por acciones que con palabras.

Aunque suene contraproducente justo cuando estoy contando algo de mi intimidad, cuando escribo soy muy tikismikis (para otros tikismikis, tiquismiquis) Los que alguna vez han visto como escribía saben a lo que me refiero. No me gusta nada que vean lo que estoy escribiendo cuando no está acabado. Ni si quiera me suele gustar que lean lo que he escrito cuando estoy delante. Realmente esas palabras reflejan un corazón, y en el también se refleja ser más cerrado que abierto como quien dice. Esos textos son parte de mí y los defiendos como tal. Luego soy consciente de que se me ha otorgado un don y no me lo puedo guardar. Se indudablemente que ese don se me ha dado para algo muy concreto. Se me ha dado para ayudarme a mostrar aparte de lo mucha gente ve como un tipo gracioso y pesado para mostrar a un tipo que tiene unos ideales muy claros, pero que en vez de definirse como gracioso y pesado se definiría simplemente como diferente. Se que se me ha dado este don para conmover, sentir y que entre otras cosas, que el mostrarlo sirva para que otras personas se den cuenta de que también tienen un don, tienen un arte y no lo han descubierto.

He encontrado en las letras algo que se me da bien y eso también me ayuda. Nunca he sido un estudiante brillante ni muchísimo menos, pero hay que saber distinguir que no por sacar malas notas eres un fracasado y que siempre hay algo bueno y grande preparado para cada uno de nosotros. Las letras son mi bálsamo para las heridas, son las que me exigen ser ordenado en mis pensamientos, son esas líneas y esas curvas que tienen la llave mi alma, son donde acudo cuando estoy bien, regular, triste o peor, mi refugio, ese amor platónico. En definitiva, las letras son mi arte.

3 comentarios:

  1. Yo si te leo jajaja sigue así

    ResponderEliminar
  2. Yo tb te leo! espero pacientemente los lunes...bss

    ResponderEliminar
  3. sigue aunq t cueste
    a mi m encanta q lo escribas y no lo cuentes. asi queda, no se olvida y no lo compartimos mal o incompleto.
    me sigues emocionando. q gusto seguir sintiendo
    tu super fan

    ResponderEliminar